Vladimir Stakhanov:

"Hace dos años era un simple minero de la región Donbas en Rusia. Mi único placer era mi trabajo y ¡la mayoría del tiempo nisiquiera recibía el sueldo! La economía de los estados bandidos es tan primitiva que solamente a través del intercambio y la reventa de los productos accesibles en el mercado fui capaz de acumular suficiente dinero para apuntarme a la Academia de Immigración.

"Ahora soy una persona completamente diferente. Sirvo a un sistema que me salvó de mi vida anterior siendo el instructor de la educación física en la A.I. Entrenando a los estudiantes de la A.I. es la mejor manera de absolverme de mi pasado y de aumentar mi IDH (Índice de Desarrollo Humano) por un punto casi cada 3 meses! También ejerzo de instructor del gimnasio en la Pirámida de Adrianopolis. Ahí tengo la oportunidad de compartir mi experiencia con esa gente que ya nació para estar en forma. Y… por cierto, las tías en el gimnasio son espectaculares...

"Entonces si yo, un pobre minero de Donbas, que no tenía nada más que la fuerza de sus músculos, su avaricia y la voluntad de hierro, pude alcanzar el éxito en la Unión Mundial - tú ¡sí que puedes conseguirlo también! Claro que el camino es durísimo pero la compensa vale la pena y nunca mirarás hacéa atrás. Sigue mis pasos y conviértete en todo lo que puedes ser."